jueves, 15 de junio de 2017

CAMINANDO EN TU RECUERDO,FELIPE

Caída la tarde, un grupo de 40 “casacas rojas” y simpatizantes se reunieron para lo que mejor saben hacer, caminar.

Esta vez la ruta tenía un sentido especial, rendirle homenaje a Felipe. Tras un aplauso en su honor capitaneados por Félix, su hermano, en una hilera de coches llegaron al punto de partida.

Con la puesta de sol, el camino comenzó aledaño al lago, entre anécdotas, recuerdos y planes futuros los senderistas llegaron al punto más alto de la ruta y sin miedo a los típicos insectos de verano, se adentraron entre pistas desbrozadas para contemplar Alange, su imponente castillo y su muro, ese muro que les regala ese lago artificial digno de admirar.

Después una parada para cenar a la orilla del agua donde agradecían la suave brisa que corría y dejar inmortalizada la estampa de Alange de noche, continuaron la vuelta hasta los coches para volver a casa, con la luna llena de fondo y porque no decirlo, seguramente seguidos por su compañero, orgulloso y feliz, allá desde donde esté.

Texto de Nicolás Megías Berdonce



A la caída del sol,  casi medio centenar de senderistas nos concentramos en la rotonda de las piedras para iniciar ruta nocturna a La Cumbre; antes de la partida, la Presidenta pronunció unas emotivas palabras recordando a nuestro socio Felipe, incansable colaborador que nos dejó inesperadamente y que era el encargado de dirigir esta ruta; ocupando el puesto su hermano Félix.

Transcurrió la marcha entre una espectacular naturaleza con vistas al pueblo y las zonas del embalse del Matachel-Palomillas. 

Anocheciendo pasamos por la Cumbre y bajamos a la orilla para reponer fuerzas y contemplar la maravilla del reflejo de la villa de Alange en las mansas aguas del pantano, donde las luces parecen lágrimas que invitan a la reflexión en el silencio de la noche.

Fue nuestro particular homenaje a Felipe.

Texto de Paco Romero Contreras.


Fotografías





































Fotografías de:
  • Fefa Corbacho Barrero.
  • Loli Fernández Gil.
  • Nicolás Megías Berdonce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario